lunes, 16 de abril de 2012

La precisión del lenguaje

Hoy es un tema de actualidad la decisión manifestada por  la presidenta de Argentina de proceder a la nacionalización de la empresa REPSOL-YPF . Su discurso ha sido fuertemente aplaudido con entusiasmo  por el auditorio presente.

Este suceso, al margen de sus consecuencias políticas y económicas, presenta una característica expresiva muy interesante: convencer persuadir u ordenar.

En su momento, (año 1946) el entonces presidente argentino Juan Domingo Perón afirmaba “Conducir no es como muchos creen, mandar. Mandar es obligar,  conducir es persuadir. Y al hombre siempre es mejor persuadirle que obligarle”

Los discursos populistas corren el riesgo de manipular a la opinión pública y hacer creer más lo aparente (el poder) que lo real (la inseguridad).

Es básico en comunicación respetar unas reglas.

Habilidad para transmitir y compartir el mensaje.

Actitud de compromiso hacia los oyentes manifestando siempre la verdad

Expresión de una personalidad madura y adulta acorde con las responsabilidades a ejercer que se concreta en la voluntad, el compromiso, la superación y el autocontrol.

En todo caso, hay que dar por supuesta la Honestidad  que no considero una regla sino un valor irrenunciable

Ignoro hoy por hoy las consecuencias de la acción autoritaria de la presidenta Cristina Fernández, pero si observamos su comportamiento no verbal y la expresión de su rostro (aparentemente con una sonrisa) apreciaremos una creciente inseguridad y un liderazgo balbuceante.

La expresión tiene estas cosas. Luego la política puede dar un giro a cualquier situación, pero es evidente que a los argentinos hoy todavía se les manda en lugar de persuadir.

Demos un margen al tiempo y no dejemos de observar.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.

© Expresión y Comunicación

Designed by ScreenWritersArena


Bloggarized by silosenovendo.com